¿Por qué Lat?

¿POR QUÉ LATINOAMÉRICA?

Desde finales del siglo XX, los países latinoamericanos llegaron a desarrollar una importante diversificación de sus mercados donde las economías de mercados más desarrollados eran el destino del 65 % de las exportaciones de materia prima de estas regiones, del 80 % de sus minerales y del 72 % de exportaciones de energéticos. Diez años más tarde, los números en porcentaje eran de 54, 65 y 71 por ciento respectivamente. (Japón emergió como uno de los principales nuevos clientes para los minerales de Latinoamérica). La gran dependencia de mercados desarrollados externos sumado a la inconsistencia en el manejo de políticas en cuanto a la adopción de medidas que favorecieran el mantenimiento de la economía provocó que Latinoamérica se hundiera en una profunda crisis, que hasta hace pocos años ha estado creando mella. “La interrupción de los flujos externos de capital luego de que México anunciara su moratoria unilateral en el pago de los servicios de la deuda en agosto de 1982, fue acompañada de una elevación en las tasas de interés en los mercados internacionales y de un deterioro en los términos de intercambio del mercado mundial”.

No fue hasta la década de los 90 que la producción total de la región se incrementó hasta un 3.6 % y la demanda doméstica creció hasta un 4.4 %, en tanto que la inversión ascendió a más de 8 % y las exportaciones comenzaron a incrementarse permanentemente. Sin duda signos de su recuperación, podemos destacar a Chile y Colombia con un crecimiento de la renta per cápita del 4.5% y 2.6% respectivamente. Si bien, lo mercados en Latinoamérica comenzaban a alzarse en el área industrial, nuevos problemas derivados de la gestión del petróleo a nivel mundial condenó a la crisis a esta rica tierra prometedora. Desde la entrada del nuevo Milenio hasta la fecha el desafío de la economía Latinoamericana ha sido la de no depender directamente de la gestión de países desarrollados como E.E.U.U o Europa…El auge de las exportaciones, incrementado un 20% y facilitado por el aumento de los precios internacionales del petróleo y los minerales (no así de productos agrícolas), permitieron superar la coyuntura crítica que casualmente se inició con la crisis asiática y una desaceleración pronunciada de la economía Mejicana que junto a problemas políticos severos de determinadas regiones han venido frenando el crecimiento pobre pero constante de las regiones Latinas en América.

“En 2010 Latinoamérica experimentó un crecimiento del PIB del 6% y en 2011 del 5% respectivamente”.

Desde hace 10 años la importancia de Asia en América Latina ha crecido considerablemente, convirtiéndose como es China por ejemplo, en el socio más importante de algunos países de la región.

“América Latina está rompiendo lentamente su histórica dependencia económica de Estados Unidos y en estos últimos años la relación comercial con Europa no se ha intensificado.”

Esto explica parcialmente el peso que está ganando la presencia Asiática en la agenda de negocios de los países de Latinoamericanos. Sin duda, nos encontramos ante la década de la economía en Latinoamérica, donde más allá ven con buenos ojos un futuro económico estrechando negocios en las manos de países Asiáticos.